Dúo de clave e instrumentos de cuerda pulsada

No es solo el amor a la música, el amor a la misma música, sino a hacer música juntos como parte del amor, que formamos nuestro proyecto.


image

En este camino compartido, hemos dedicado especial atención al género de la canción ornamentada, intabulada para instrumentos de tecla y cuerda pulsada entre 1540 y 1620, a las canzone italianas y a las danzas. En los programas que hemos presentado, hemos transitado por algunas versiones conocidas, y clásicas de este género, como Mille regrets (Josquin) en la versión de Luys de Narváez, Tant que vivray (Sermisy) en versiones de Attaingnant y Fuenllana, Doulce memoire (Sandrin) en versiones de Ortiz y Hernando de Cabezón, y otros hermosos ejemplos de canción francesa que han trascendido su origen y se volvieron auténticas obras instrumentales, según fueron tratadas por virtuosos de su tiempo.


Hemos realizado un C.D. conteniendo este programa, que se detalla en la página con el nombre de "Pour ung plaisir" honrando la chanson del maravilloso compositor Thomas Crecquillon.

Este programa se ha presentado en conciertos en Argentina, Uruguay, y Brasil.


También mantenemos un programa dedicado a la música hispanoamericana para tecla y guitarra en el barroco, que contiene piezas de Lucas Ruiz de Ribayaz (publicadas en Luz y Norte musical, en 1677, que se difundió por América), obras de autores anónimos de las misiones jesuíticas de Chiquitos (Bolivia) y de distintos manuscritos de música para guitarra barroca de México y otras partes de América del Sur. Hemos presentado este programa en conciertos en Argentina, Uruguay, y Alemania y será presentado en 2011 en Alemania, Inglaterra y Suiza.


El Bicentenario de la independencia de varios países latinoamericanos, ocurrido en 2010 nos ha dirigido al rescate y difusión de la música latinoamericana de entre 1770 y 1850, para fortepiano y guitarra. En ese terreno, hemos presentado en concierto, obras raramente oídas en nuestros tiempos, que configuraron la escena musical de ese período en nuestro continente. Han sido presentadas en conciertos en Argentina y Suiza.

Ver “Mientras discutimos la patria”.


Y una modalidad diferente de concierto, con el título de Encuentro en Roma, que emula un encuentro imaginario entre dos grandes músicos:

Corre el año 1627. En la sala de música de una de las residencias de la familia Barberini, acondicionada especialmente para esa actividad con un clavecín y un órgano, se encuentran dos músicos de la capilla de esta familia, y rememoran un evento sucedido poco tiempo ha. Girolamo Frescobaldi, organista de notable fama en Roma, virtuoso e innovador en el clave, y Alessandro Piccinini, laudista y tiorbista, músico excepcional, tratadista e inventor de instrumentos (el archilaúd), coincidieron hace pocas semanas en esta misma sala para participar de un concierto en honor a esta familia de mecenas del arte, de la que surgió uno de los Papas más controvertidos de la historia: Urbano VIII. Poco después, estos músicos, convocados a Roma por su excelencia poco común, retornaban a las cortes que les daban el sustento y la posibilidad cotidiana del ejercicio de su arte en el nivel que ellos merecían.


Frescobaldi, contratado por la familia de ' Medici para revitalizar el prestigio de Florencia luego de la muerte de los miembros de la “Camerata Florentina”, de la que nació la ópera, mantuvo su prestigio como organista y participó de los conciertos organizados por sus patronos, a la vez que fue contratado para eventos especiales por sus patronos anteriores (los Barberini). En 1622 publicó una maravillosa colección de música vocal en Florencia en 1630, y editó libros de música para tecla (“Tocatte d ' intavolatura di cimbalo ed organo”, “Fiori musicali”) y conjuntos instrumentales (“Canzone”) que lo hicieran famoso.

Piccinini continuó su tarea como músico, secundado por sus hijos Filippo y Leonardo Maria - también laudistas notables - para la corte d ' Este, en las ciudades de Ferrara y Bologna que vieran florecer el arte vocal del madrigal con Luzzasco Luzzaschi y las “Dame di Ferrara”. Este músico publicaría en 1623 uno de los libros más completos y valiosos de la literatura instrumental del siglo XVII, herramienta invalorable para el conocimiento de la música de laúd y chitarrone de este tiempo, y a la vez instrucción fundamental para el aprendizaje de la técnica y la interpretación de los instrumentos de cuerda pulsada.


De la relación entre ambos músicos surgió una admiración mutua, y del encuentro imaginario entre dos de sus discípulos, este concierto. Transcurrido como un diálogo musical, con intervenciones de diálogo hablado entre los músicos, el concierto recorre obras de las más notables que hicieron de sus creadores, pilares del arte musical de su tiempo y referente para el futuro.